ENTRE BERRICHES Y EL ASEO BUCAL

ODONTOLOGOS EN GUAYAQUIL ECUADOR

QUÉ HACER CUANDO LOS MÁS PEQUEÑOS NO QUIEREN CEPILLARSE

Estoy seguro que cuando leas este artículo, te preguntarás lo mismo que yo me pregunté cuando empecé a escribirlo: ¿Acaso encontré la clave para que a mi hijo le guste cepillarse los dientes?

Y es que, cuando del aseo bucal se trata en los más pequeños, los padres tenemos que ingeniarnos un sinnúmero de técnicas, formas, atajos, excusas, modos… en fin, como quieras llamar esta acción, para lograr que ellos tengan sus dientes limpios y se haga un hábito agradable para ellos.

Todos los días se vuelve un desafío lograr que nuestros pequeñitos se cepillen, y lidiar con ese objetivo muchas veces termina en fracaso. Pero, ¿por qué a la mayoría de los niños no les gusta el cepillado?

Bueno, los motivos sobran. En unos casos, porque se sienten presionados, en otros, porque se lastiman las encías, también pasa que no tienen el hábito de asearse, y otros no ven el ejemplo en casa –porque hay adultos que tampoco les gusta hacerlo-, en fin.

A continuación te quiero dejar cinco consejos que puedes seguir para que a tus niños les parezca divertido y se acostumbren al aseo de sus dientes:

1.- Aseo bucal de los niños desde el principio

La idea no es quedarse en el problema, sino buscar las soluciones a este rollo. Quiero decirte que si tienes un bebé en casa o estás embarazada, lo primero que debes hacer es programarte para que le enseñes a tu pequeño a asearse los dientes.

En los bebés, es aconsejable que las primeras piezas dentales se limpien con un paño o un cepillo especial para bebés, pero debes hacerlo periódicamente, de esa manera el chiquilín empezará a entender que es una acción que deberá realizarse a diario.

Haciendo esto, a los niños no se les volverá un problema el cepillado, cada vez que toque la limpieza. Trata de que el aseo bucal sea para tu niño como un juego.

2.- Elige el cepillo y la pasta dental infantil adecuada

Es necesario el uso de un cepillo de dientes adecuado para los más pequeños, con la forma y el tamaño ideal. Los cepillos con colores atractivos y en forma de muñequitos les llama la atención. De igual manera, hay pastas de dientes con sabores agradables y poco abrasivas, que les resulta gustosas a la hora del cepillado.

3.- Los niños ven el ejemplo de los adultos

“Se predica con el ejemplo”, dice un conocido adagio, y en este caso calza a la perfección. Los niños quieren ser como los adultos y quieren imitarlos en todo. La imitación es una de las claves para que el niño aprenda a lavarse los dientes solo, y haga suyo este importante hábito de salud.

Cuando los padres se cepillan y lo hace a conciencia y el niño lo ve, este ya está aprendiendo. Este será el mejor incentivo para que él también lo haga.

4.- Hazlo con juegos e inventa cuentos para que aprenda

Tanto los cuentos como los juegos son las mejores herramientas para motivar a los niños, sobre todo cuando los chicos piensan que cepillarse en cosa aburrida.

La imaginación es un factor muy importante que puedes usar a tu favor, de tal manera que crear un mundo mágico en donde cepillarse es un acto extraordinario y admirable, digno de un héroe, te dará excelentes resultados.

Puedes crear un juego para la hora del aseo, de tal manera que captures la atención y se vuelva agradable ese momento. Resulta valiosa una historia en donde los personajes sufren las consecuencias de no cepillarse los dientes.

5.- Utiliza el revelador de placa, como un truco mágico

El revelador de placa es un producto que, cuando se aplica, pone en evidencia la placa bacteriana como de forma mágica.

Esto permite ver las zonas en donde el cepillado no se ha realizado correctamente.

El uso de este producto le permite al niño entender que la limpieza bucal debe hacerse con mucho cuidado; a su vez, el niño lo ve como un acto de magia, que lo emociona y lo motiva a realizar su aseo constantemente.

Centro Estético Dental Alba Zanabria.

Guayaquil- Ecuador

Deje un comentario

Your email address will not be published.